1916

Asesinan a Rasputin

Grigory Rasputin, hombre sagrado ruso autodidacta, es asesinado por nobles rusos ansiosos por terminar su influencia sobre la familia real. Rasputín ganó el aprecio del Zar Nicholas II y la Zarina Alejandra por su habilidad para detener el sangrado de su hijo hemofílico, Alexei. Aunque el campesino nacido en Siberia fue muy criticado por su lujuria y embriaguez, ejerció una poderosa influencia en la familia gobernante rusa. Particularmente influenció a la Zarina, y cuando Nicholas partió para guiar a las fuerzas rusas en la primera guerra mundial, Rasputín gobernó con eficacia a Rusia a través de ella. En las primeras horas del 30 de diciembre de 1916, un grupo de nobles persuadió a Rasputín para que fuera al palacio de Yusupovsky, donde intentaron envenenarlo. Aparentemente no afectado por la alta dosis de veneno colocada en su vino y comida, le dispararon desde muy cerca y se desplomó. Un minuto después se levantó, golpeó a uno de sus asaltantes e intentó escapar por los jardines del palacio, donde le dispararon nuevamente. Rasputín, aún vivo, fue atado y arrojado a un río congelado. Meses después, el régimen imperial fue derrocado por la revolución rusa.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD