1813

Batalla de Bárbula

Se libra la batalla de Bárbula en Venezuela, cerca de Puerto Cabello y Valencia, en la que triunfa el ejército de Simón Bolívar, cuyas huestes vencen a las fuerzas realistas. En la Campaña Admirable de Bolívar, en Venezuela, Girardot, hombre de confianza de Bolívar, comandó varios batallones que lograron ocupar Mérida y Trujillo en 1813. A éstas le siguieron Barinas y Nutrias. En el avance de Bolívar hacia Caracas, Girardot se encargó de la retaguardia en Apure, hasta alcanzarlo cerca a la ciudad, junto al cerro del Bárbula, donde habrían de enfrentarse con el ejército realista comandado por Domingo de Monteverde. El 30 de septiembre de 1813 Atanasio Girardot murió en el combate, envuelto en la bandera republicana, una bandera rectangular formada por tres cuadrilongos, rojo, amarillo y verde, en cuyo centro ostentaba una estrella de plata. Por orden de Bolívar, el corazón de Atanasio Girardot fue llevado con honores hasta la catedral de Caracas, donde se le hizo un solemne funeral. Como consecuencia del fuerte decreto de guerra a muerte dictado por Bolívar en 1814, que ordenó el fusilamiento de 800 españoles y criollos monarquistas encarcelados en La Guaira y Caracas acusados de conspiración contra el gobierno revolucionario, con la reconquista de Pablo Morillo, la familia Girardot fue desterrada en 1816 y sus bienes confiscados.

1938

Firma del Pacto de Munich

El primer ministro británico Neville Chamberlain y el líder francés Edouard Daladier firman el Pacto de Munich con el líder nazi Adolf Hitler, entregando así Sudetenland a la conquista alemana. En el verano de 1938, Hitler comenzó a apoyar abiertamente las demandas de los alemanes viviendo en Sudetenland en Checoslovaquia por lazos más cercanos a Alemania. El gobierno checoslovaco se opuso a esta amenaza a su soberanía, especialmente luego que Hitler demandara la cesión inmediata de la región de Sudetenland a Alemania. El 23 de septiembre, Checoslovaquia llamó a la movilización y la guerra parecía inminente. Chamberlain y Daladier, no preparados para el inicio de las hostilidades, viajaron a Munich, donde cedieron a las demandas de Hitler. Daladier aborreció la política de apaciguamiento hacia los nazis del Pacto de Munich, pero Chamberlain estaba eufórico, y declaró ante una multitud jubilosa en Londres que el Pacto trajo “paz en nuestro tiempo”. El 1º de octubre, Alemania anexó Sudetenland, y en el plazo de seis meses casi toda Checoslovaquia estaba bajo control alemán. En septiembre de 1939, Hitler invadió Polonia, y Chamberlain solemnemente hizo un llamado para declarar la guerra.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD