1806

Mil seiscientos ingleses desembarcan en Quilmes para tratar de conquistar Buenos Aires

A principios del siglo XIX, Gran Bretaña necesitaba conseguir territorios de donde extraer materias primas y alimentos, y comercializar sus productos manufacturados. Había perdido sus colonias norteamericanas y al entrar en guerra con la Francia de Napoleón y sus aliados, sus barcos eran rechazados por la mayoría de los principales puertos europeos. Por todo esto, la idea de apoderarse de las colonias españolas fue cobrando cada vez mayor interés, hasta que el comodoro sir Home Popham, luego de dominar la colonia holandesa del Cabo de Buena Esperanza, en el sur de África, decidió atacar el Río de la Plata.

Unos 1600 hombres fueron enviados bajo las órdenes de William Carr Beresford para colaborar en la captura y ocupación de Buenos Aires. El 25 de junio de 1806, desembarcaron en las costas de Quilmes. Dos días después, los ingleses cruzaron el Riachuelo y ,venciendo la última resistencia de los milicianos, entraron en Buenos Aires y se apoderaron de su Fuerte. Beresford asumió el cargo de gobernador, mientras que el virrey Rafael de Sobremonte, advertido de la invasión, huyó a Córdoba para salvar el tesoro de la Corona -que finalmente caería en manos inglesas- dejando Buenos Aires a merced de los invasores.

Santiago de Liniers se traslado a Montevideo para organizar la reconquista de Buenos Aires. Allí formó un ejército de 1.300 hombres con quienes logró la rendición de Beresford y sus hombres el 14 de agosto de 1806.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD