1500

Pedro Álvares Cabral descubre Brasil

Pedro Álvares Cabral desvía su rumbo de la ruta trazada por Vasco da Gama, y descubre las costas de Brasil. Debido a su vasta experiencia náutica y su pericia como marinero, Alvares Cabral (1460-1526) había ganado la confianza de Manuel, rey de Portugal, quien en 1499 lo comisionó para continuar el trabajo iniciado por Vasco da Gama. En 1500 el monarca lo puso al mando de una expedición comercial a la India compuesta por trece barcos y más de mil hombres. Cabral partió de Lisboa con la orden de seguir la ruta del cabo de Buena Esperanza, que había sido descubierta entre 1497-1498 por el también navegante portugués Vasco de Gama. Sin embargo, con el fin de evitar las tempestades y la falta de vientos, Cabral siguió una ruta más hacia el oeste que la que había seguido Vasco de Gama, además de que los vientos y las corrientes desviaron sus barcos todavía más en esa misma dirección. El 22 de abril de 1500, unos tres meses después que el explorador español Vicente Yáñez Pinzón, Cabral llegó a lo que actualmente es el estado de Bahia, en Brasil. Alvares Cabral tomó posesión de esta tierra en nombre del rey Manuel I, quien por el tratado de Tordesillas la reclamaría para Portugal, y la bautizó como Isla de la Santa Cruz.

1915

Los alemanes utilizan gas venenoso

Las fuerza alemanas sorprenden a los soldados aliados en el frente occidental, disparando 168 toneladas de gas clorhídrico letal contra dos divisiones de tropas coloniales de Francia y Algeria en Ypres, Bélgica. Este fue el primer gran ataque con gas de los alemanes, que desvastó a las líneas aliadas. Inmediatamente después del ataque, Francia y Gran Bretaña comenzaron a desarrollar sus propias armas químicas y máscaras de gas. Con los alemanes tomando la delantera, un gran número de proyectiles con sustancias mortales como el gas mostaza contaminaron las trincheras de la Primer Guerra Mundial. Usando sofisticadas máscaras de gas y ropas protectoras, igualmente los soldados de ambos lados negaron la importancia militar de las armas químicas. En total, más de 100.000 toneladas de armas de agentes químicos fueron utilizadas en la Primer Guerra Mundial, dañando a aproximadamente 500.000 soldados y matando a casi 30.000. El Protocolo de Ginebra de 1925 prohibió el uso de armas químicas en la guerra y los involucrados en la Segunda Guerra Mundial honraron ampliamente este acuerdo, principalmente por razones de estrategia militar. Desde entonces, las armas químicas han sido utilizadas solamente en unos pocos conflictos, y siempre en contra de fuerzas que carecían de máscaras antigás.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD