1876

Fallecimiento del presidente mexicano Antonio López de Santa Anna

Muere en México el general y político mexicano Antonio López de Santa Anna, quien fue presidente de la República Mexicana 11 veces (1833, 1834-35, 1839, 1841-42, 1843, 1844, 1847, 1853-55).

Nacido en la villa de Xalapa, Veracruz, el 21 de febrero de 1795, Santa Anna dominó casi medio siglo de la historia mexicana y su nombre se asoció a la gran cantidad de asonadas y revueltas que tuvieron lugar en el periodo independiente mientras México buscaba una forma de organización.

Santa Anna se pronunció por la República en diciembre de 1822, y formuló un profundo cambio de gobierno: la constitución centralista que fue promulgada en octubre de 1835. Suprimió las legislaturas de los estados, que quedaron convertidos en departamentos. Este cambio originó un levantamiento en Texas que se declaró independiente de México. Santa Anna marchó al norte con su ejército para someterlos, pero fue vencido en la “Batalla de San Jacinto” y tomado como prisionero de guerra en los Estados Unidos.

En 1838 enfrentó un nuevo conflicto: Francia reclamaba el pago de daños ocasionados a ciudadanos franceses durante las revueltas ocurridas en México. Muchas de las deudas que se querían cobrar eran exageradas, como la de un pastelero francés de Puebla que reclamaba los pasteles perdidos en un motín. En la entonces llamada “Guerra de los Pasteles”, los franceses cañonearon Veracruz, y Santa Anna fue herido perdiendo una pierna. Sin dinero para pagar ni para organizar la defensa, México tuvo que solicitar nuevos préstamos y pagó a Francia una cantidad injusta y desmesurada.

En su último periodo se llevaron a cabo los "Tratados de la Mesilla" (diciembre de 1853), por los cuales México perdió una gran parte de territorio ahora en manos de Estados Unidos.Luego de exiliarse en el extranjero, en 1866 fue declarado traidor a la Patria. En 1867, el gobierno de Juárez le impuso la pena del destierro por 8 años en Nassau, en las Bahamas.

A la muerte de Benito Juárez en 1872, el Presidente Sebastián Lerdo de Tejada, paisano y amigo del caudillo, le permitió volver al país en 1874. Para ese entonces no se le reconoció su grado militar y se le negó la devolución de sus bienes y sueldos confiscados.

Murió pobre y olvidado en la Ciudad de México el 21 de junio de 1876.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD