1995

Gas nervioso en el metro de Tokio

En el momento de mayor afluencia de viajeros en el metro de Tokio, miembros de la organización religiosa Aum Shinrikyo liberan el gas letal sarín en la estación de Kasumigaseki.

Los terroristas ingirieron un antídoto contra el sarín y escaparon, mientras los viajeros, asfixiados, intentaban acceder a las salidas. El resultado fue de doce víctimas mortales y más de 5.000 intoxicados que fueron ingresados en los hospitales de Tokio, muchos de ellos en estado de coma.

Tras el ataque y la reivindicación del atentado, la policía japonesa asaltó la sede de Aum Shinrikyo y arrestó a centenares de miembros, incluyendo a su líder, el maestro Shoko Asahara. La secta, cuyo culto mezcla yoga, budismo y cristianismo apocalíptico, ya se encontraba bajo sospecha desde otro ataque con gas sarín en 1994 que acabó con la vida de siete personas, así como por el asesinato de varios oponentes políticos.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD