1813

Se proclama la fundación de la Biblioteca Nacional de Chile

El 19 de agosto de 1813, la Junta de Gobierno de Chile anuncia mediante una proclama publicada en “El Monitor Araucano”, la fundación de la primera biblioteca pública de Chile, especificando que “el primer paso que dan los pueblos sabios es proporcionarse grandes bibliotecas". La Biblioteca Nacional de Chile es una de las más antiguas de América Latina. Su colección se inició con la donación de distinguidos intelectuales de la época, y una campaña organizada entre los ciudadanos. Esta iniciativa fue interrumpida por la derrota chilena en la batalla de Rancagua, pero la biblioteca fue reabierta en 1817 por expresa disposición de Bernardo O´Higgins, quien designó como su director a Manuel de Salas, quien se encargó de recuperar los libros de la campaña de 1813 que se encontraban en las antiguas salas de la Universidad de San Felipe, junto con la transferencia de la importante biblioteca de los jesuitas, la que desde la expulsión de éstos de Chile, había sido conservada por la Universidad. Durante el siglo XIX, la Biblioteca Nacional se consolidó como uno de los principales centros del quehacer intelectual del país, incrementando sus fondos con importantes colecciones privadas entre las que se cuentan las del jurisconsulto y estadista Mariano Egaña, la del historiador Benjamín Vicuña Mackenna, la del primer rector de la Universidad de Chile, Andrés Bello y la de Monseñor José Ignacio Víctor Eyzaguirre. También recibió en donación la que constituye su más valiosa colección: la Biblioteca Americana de José Toribio Medina, quien se propuso recopilar los primeros impresos americanos y las más importantes obras acerca de América, editadas a partir del Descubrimiento.

1942

Los aliados atacan Dieppe

En este día durante la segunda guerra mundial, una fuerza aliada de 7.000 hombres realiza una incursión diurna contra posiciones alemanas en el puerto francés de Dieppe. Ayudados por tanques y aviones, la fuerza de comando – 5.000 canadienses, 2.000 soldados británicos, y un grupo de efectivos americanos y franceses libres – gana el equilibrio en la playa frente a una furiosa defensa alemana. Durante nueve horas de combate, los aliados no pudieron destruir más que un puñado de sus objetivos y sufrieron 3.600 bajas. A pesar de su alto costo, la incursión sobre Dieppe proporcionó valiosa información logística que luego fue usada en la planificación del exitoso desembarco aliado en Normandía en 1944.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD