1951

Se crea el Instituto Antártico Argentino

Por Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 7338 del 17 de Abril de 1951, se crea el Instituto Antártico Argentino. En los fundamentos de la creación se estableció la necesidad de la existencia de un organismo especializado que en forma permanente, oriente, controle, dirija y ejecute las investigaciones y estudios de carácter técnico-científicos vinculados a aquella región, en coordinación con la entonces Comisión Nacional del Antártico, que dependía del Ministerio de Relaciones Exteriores. Las estaciones instaladas en bahía Margarita, bahía Esperanza y barrera de Filchner, y las campañas científicas de verano dieron sustento a los objetivos de su creación, abarcando un amplio espectro de ciencias de la tierra, el aire y el mar.La presencia argentina en el Sector Antártico, según la actividad de los foqueros criollos y de acuerdo con la investigación histórica, se produjo en la segunda década del siglo XIX; algunos afirman incluso que tuvo lugar a fines del siglo anterior. Eran buques que desde el puerto de Buenos Aires iban a las llamadas actualmente Islas Shetland del Sur en busca de sus presas. El secreto mantenido por los foqueros hizo que el descubrimiento de esas tierras fuera ignorado por mucho tiempo y se lo atribuyeran navegantes de otros países. A fines del siglo XIX y principios del XX, la ayuda prestada por Argentina a expediciones extranjeras, en particular la de Nordenskjöld, de Gerlache y Charcot, fueron debidamente apreciadas, quedando como resultado tangible toda una serie de nombres argentinos puestos a accidentes geográficos: Islas Argentinas, Isla Uruguay, Roca, Quintana, entre otros. En 1904 se inicia la ocupación permanente de la Antártida Argentina, con el izamiento del pabellón en Orcadas el 22 de febrero de ese año.

1961

Invasión de la Bahía de Cochinos

Un ejército de 1400 exiliados cubanos opositores a Castro, reclutados, entrenados y financiados en secreto por los Estados Unidos, invade su tierra patria en la Bahía de Cochinos. El Presidente norteamericano John F. Kennedy, molesto por los dos años de régimen comunista en Cuba, aprobó la invasión pero, a último momento, rehusó ordenar apoyo aéreo cuando la operación aparentaba estar condenada al fracaso. En un plazo de tres días, las fuerzas de invasión, abandonadas por Kennedy y los militares americanos, fueron forzadas a rendirse a los comunistas. Cerca de 100 exiliados cubanos murieron en la lucha. La desastrosa operación fue una gran humillación para la administración Kennedy y aumentó notablemente las tensiones de la guerra fría. Castro no permitió regresar a los exiliados cubanos sobrevivientes hasta que los Estados Unidos enviaron millones de dólares en ayuda humanitaria a Cuba.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD