1966

Bomba H perdida en España

El 17 de enero de 1966, los ciudadanos de la aldea costera española de Palomares sufren un sobresalto portentoso cuando dos jets de la fuerza aérea de los Estados Unidos chocan en el cielo sobre sus cabezas. La colisión aérea del bombardero B-52 y del avión de reabastecimiento de combustible mató a ocho tripulantes y tres bombas de hidrógeno de 70 kilotones cayeron a tierra y una al mar. Mil soldados y expertos de EEUU fueron enviados para limpiar los restos esparcidos sobre el pequeño pueblo. Ninguna de las bombas estaba armada, pero material explosivo en dos de las bombas que cayeron a tierra explotaron con el impacto, formando cráteres y desparramando plutonio radioactivo sobre los campos de Palomares. Una tercera bomba aterrizó en el lecho seco de un río, y fue recuperada relativamente intacta. La cuarta bomba cayó al mar en una ubicación desconocida. Después de una extensa búsqueda, el arma nuclear fue encontrada, intacta, en las aguas cercanas. Los Estados Unidos finalmente acordaron unas 500 demandas de residentes de Palomares cuya salud fue afectada por el accidente.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD