1810

Conspiración de Querétaro

Una insurrección encabezada por el cura Miguel Hidalgo y Costilla inicia la lucha por la independencia de México. En 1810 el virreinato de Nueva España sufría una crisis de subsistencia, y se extendían por todo el país rebeliones más o menos populares. Los criollos que componían la conspiración de Querétaro se reunían para tratar temas relacionados con su deseo de independencia de la Nueva España y lograr reformas sociales que suponían el fin del control español de la economía y la independencia política, pero sabían que no podrían lograrlo sin el apoyo del pueblo. Contaban con el apoyo del corregidor Miguel Domínguez y su esposa María Josefa Ortíz de Domínguez, y a sus reuniones acudían Ignacio Allende, oficial y pequeño propietario y Juan Aldama, también oficial. Este último informaba al sacerdote letrado Miguel Hidalgo y Costilla de lo acontecido. Al amanecer del 16 de septiembre Hidalgo y Costilla, cura de Dolores, Guanajuato, inició el movimiento de Independencia de México con gente del pueblo y prisioneros de la cárcel de la localidad. Se encaminaron a Guanajuato, y a su paso por Atotonilco tomaron como bandera un estandarte de la Virgen de Guadalupe. Al atardecer llegaron a San Miguel el Grande, donde se les unió el Regimiento de la Reyna, con Allende, Aldama, y Abasolo. Mientras tanto, don Miguel Domínguez y su esposa fueron aprehendidos por participar en la Conspiración de Querétaro.

1982

Masacre en Sabra y Shatila

Horas después que las fuerzas israelíes entraran por el oeste de Beirut, milicianos falangistas comienzan una masacre de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Shatila. En el plazo de dos días, 1.000 hombres, mujeres y niños fueron asesinados. Los falangistas, una facción cristiana en el Líbano, eran aliados cercanos de Israel. Luego de entrar a Beirut oeste, los comandantes israelíes ordenaron a los falangistas ingresar en el campo de refugiados en busca de terroristas, aun cuando se sabía que los milicianos estaban enfurecidos contra los palestinos por la reciente muerte de su líder. Israel después condenó la masacre y negó cualquier tipo de responsabilidad. El 29 de septiembre, una fuerza de paz de las Naciones Unidas regresó al Líbano para prevenir más derramamiento de sangre.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD