1541

El Cabildo de Santiago reconoce a Pedro de Valdivia como Gobernador y Capitán General

El capitán Pedro de Valdivia, nacido en Extremadura y perteneciente a una familiar de “buenos hidalgos” y hombres de armas, se embarcó en 1535 hacia América para participar en la Conquista del Nuevo Mundo. Desde su llegada al Perú sirvió lealmente a Francisco Pizarro, a quien luego de acompañar en las campañas colonizadoras por la zona de Perú, le solicitó autorización para conquistar y poblar las tierras de Chile en 1539. La empresa tendría muchas dificultades, por el descrédito de las tierras del sur y la falta de apoyo financiero. Sin embargo, Pedro de Valdivia fundó la ciudad de Santiago del Nuevo Extremo, a los pies del cerro Huelén, el 12 de febrero de 1541.

Ante el insistente rumor que corría entre los indígenas acerca de que Diego de Almagro había dado muerte a Pizarro, el Cabildo nombró a Valdivia, el 10 de mayo de 1541, Gobernador y Capitán General en nombre del Rey. Esta distinción recién fue aceptada por Valdivia el 11 de junio de 1541, ya que temía romper lazos con Pizarro, de quien no se sabía a ciencia cierta que hubiese muerto.

1795

Movimiento de José Leonardo Chirinos

José Leonardo Chirino, encabezó la insurrección de negros y zambos desarrollada en la serranía de Coro, liderando un movimiento de hondas raíces sociales, que llamó la atención de las autoridades coloniales sobre las diferencias existentes y las injusticias.

Hijo de un esclavo al servicio de la familia Chirino, José Leonardo nació zambo libre debido a que su madre era una india. Se casó con una mulata de nombre María de los Dolores con quien tuvo 3 hijos: María Bibiana, José Hilario y Rafael María.

Trabajando para José Tellería, rico comerciante y síndico procurador de Coro, lo acompaña al Santo Domingo francés (posteriormente llamado Haití), donde escucha hablar de la Revolución Francesa y los ideales de ésta (libertad, igualdad y fraternidad). Estableció también contacto con el proceso que se vivía en Haití donde los negros esclavos se habían levantado contra los blancos y estaban luchando con éxito para obtener su libertad.

De regreso a Venezuela comenzó a formar el movimiento revolucionario que estalló el día 10 de mayo de 1795. La insurrección establecía en su programa el establecimiento de lo que llamaban la Ley de los Franceses, es decir la República; la eliminación de la esclavitud e igualdad de las clases sociales; la supresión de los privilegios y la derogación de los impuestos de alcabala. Sin embargo, los rebeldes fueron repelidos y muchos de ellos apresados o asesinados. Chirinos, perseguido por las autoridades, fue capturado en agosto de 1795, y trasladado Caracas para ser ahorcado el 10 de diciembre de 1796. Como escarmiento y para desalentar futuras rebeliones, la cabeza de Chirino fue puesta en una jaula de hierro que se colocó en el camino hacia los Valles de Aragua y Coro.

Al cumplirse en 1995, 200 años de la rebelión acaudillada por Chirino, el Ejecutivo Nacional, el Congreso de la República y diversas instituciones culturales del país, acordaron homenajear al luchador social.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD