1914

Primera transfusión de sangre citratada

El Dr. Luis Agote (1868-1954), médico e importante investigador argentino, crea la técnica de transfusión de sangre mediante citrato de sodio, método que evita la coagulación. En noviembre de 1914, en el hospital Rawson de la ciudad de Buenos Aires, el Dr. Agote logró, por primera vez, transfundir sangre sin que ésta se coagulara en el recipiente que la contenía. El hecho, de trascendencia internacional desde el punto de vista técnico en la transfusión de sangre, abría una insospechada ruta en el tratamiento médico. Después de realizar varios estudios preliminares in vitro y en animales, el 9 de noviembre de 1914, en un aula del Instituto Modelo de Clínica Médica del hospital Rawson, el Dr. Agote llevó a cabo, con total éxito, la primera transfusión de sangre citrada en un paciente con tuberculosis pulmonar que ocupaba la cama 14 de la sala Fernández del Instituto Modelo. Fueron testigos directos de aquel hecho el Dr. Epifanio Uballes, rector de la Universidad de Buenos Aires; el Dr. Luis Güemes, decano de la Facultad de Medicina; Baldomero Somer, director general de la Asistencia Pública; el intendente municipal, Dr. Enrique Palacio; además de numerosos académicos, profesores y médicos. Ese día, un empleado del hospital accedió a donar 300 cm3 de su sangre para que luego le fueran transfundidos a una parturienta que, tres días después abandonó el hospital, restablecida.

1989

Abren el muro de Berlín

Alemania Oriental abre sus fronteras a la República Federal de Alemania. Al final de los ´80, el líder comunista de Alemania Oriental Erich Honecker se opuso a las reformas liberales del líder soviético Mikhail Gorbachev, a las que consideró subversivas. En el verano de 1989, el régimen de línea dura de Honecker fue abrumado por la onda de democratización que corría a través de Europa del este. Los alemanes del este reformistas efectuaron demostraciones masivas, y miles huyeron hacia el oeste a través de Hungría recientemente liberada. En octubre, otro línea dura comunista, Egon Krenz, remplazó a Honecker, pero era demasiado tarde para salvar al comunismo en Alemania Oriental. En la tarde del 9 de noviembre de 1989, Alemania Oriental anunció facilitar el paso hacia el oeste, y miles exigieron pasar a través del muro de Berlín. Enfrentados con una demostración cada vez mayor, los guardias fronterizos de Alemania Oriental abrieron las fronteras. Berlineses jubilosos subieron encima del muro de Berlín, pintaron graffitis en él, y guardaron fragmentos como recuerdo. La barrera fortificada - el símbolo más famoso de la división de la guerra fría - había dividido Berlín desde 1961. En 1990, Alemania Oriental y la República Federal de Alemania fueron reunidas oficialmente.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD