1519

Moctezuma, prisionero de Hernán Cortés

Haciendo culpable a Moctezuma de los hechos de Cuauhpopoca, Hernán Cortéz lo toma prisionero y quema vivos a Cuauhpopoca y a sus hombres. El 8 de noviembre de 1519, Cortés, sus soldados y guerreros aliados entraron a Tenochtitlan, México. Allí fueron recibidos por Moctezuma, quien agasajó a los españoles espléndidamente. Ya en su alojamiento en el antiguo palacio de Axayacatl, temeroso Cortés de una rebelión del pueblo que hubiera acabado con su vida, hizo prisionero a Moctezuma y lo llevó a su cuartel, desde donde el jefe mexicano hizo dar la noticia de que había ido allí por propia voluntad, para tranquilizar al pueblo. Mientras tanto, los conquistadores, al recibir la noticia del ataque de los mexicas liderados por su jefe Cuauhpopoca, señor de Nauhtlan y tributario de Moctezuma, a la pequeña guarnición española que había quedado en la Villa Rica, hizo que ordenara que se presentasen en México los responsables del ataque. Después de un corto juicio al guerrero Cuauhpopoca y sus compañeros, que fueron quienes mataron al capitán Juan Escalante y a algunos soldados en Veracruz, Cortés los hizo quemar vivos mientras encadenaba a Moctezuma que era quien había ordenado el ataque.

1941

Bombardeo en Pearl Harbor

En la mañana del domingo 7 de diciembre de 1941, finaliza la neutralidad americana en la segunda guerra mundial cuando fuerzas japonesas conducen un ataque sorpresivo en la base naval de los Estados Unidos de Pearl Harbor, en Hawai. Más de 400 aviones de seis portaviones japoneses bombardearon el puerto y la pista de aterrizaje, y en el plazo de dos horas gran parte de la flota americana del Pacífico quedo inutilizada. Las pérdidas fueron devastadoras: cinco de ocho buques de guerra, tres destructores, y otros siete buques fueron hundidos o seriamente dañados. Afortunadamente para los americanos, los tres portaaviones de la flota del Pacífico de los Estados Unidos estaba en alta mar. Un total de 2400 americanos murieron y 1200 resultaron heridos en el ataque. Las pérdidas de Japón sumaron 29 aviones y cuatros submarinos pequeños. Al día siguiente, Japón atacó las Filipinas, Malasia, Tailandia, y Hong Kong, mientras que Estados Unidos declaró la guerra a Japón.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD