1822

Independencia en Baja California

El 7 de marzo, en la antigua Casa de Gobierno, el capitán José María Mata convoca al pueblo de Loreto y en compañía del Primer Alcalde Juan Higuera, proclama la incorporación de la península al nuevo México Independiente. A la negativa de los gobernadores españoles de Alta y Baja California de no reconocer la Independencia de México, se sumó la llegada a las costas sudcalifornianas del inglés Thomas Cochrane y su flota proveniente de Sudamérica, quien había luchado junto con los independentistas chilenos, pero que en la península fue visto como un pirata más. José María Mata y el alcalde de Loreto, aprovecharon el ataque a San José del Cabo de Cochrane y organizan la resistencia, logrando vencerlo, situación que les permitió acaudillar al pueblo y proclamar la Independencia de México en esa provincia. El superior de la Misión de San José, decidió entonces declarar la independencia de California. El 7 de marzo de 1822, el capitán José María Mata procedió a declarar también la Independencia de California. Entretanto, las dos fragatas españolas, la Prueba y la Venganza, se rindieron en Guayaquil. De esta forma, y en gran medida gracias a la escuadra chilena, el poder naval español desapareció completamente del Pacífico, y la Independencia americana en la costa pacífica quedó asegurada desde California hasta el canal de Chacao, en el sur.

1945

Los norteamericanos encuentran intacto el puente sobre el Rhin

En la mayor estratagema del esfuerzo aliado en la guerra, las fuerzas militares de los EE.UU. llegaron hasta el río Rhin en el pequeño pueblo alemán de Remagen y encontraron que aún estaba en pie el puente Luddendorff. El líder nazi Adolph Hitler había planeado usar el Rhin como un formidable obstáculo natural contra el avance de las tropas aliadas y había ordenado destruir todos los puentes a lo largo del río. Las tropas alemanas se estaban preparando para hacer estallar el puente Luddendorff cuando las fuerzas norteamericanas lo capturaron el 7 de marzo bajo un fuego pesado. Hitler estaba furiosos y despidió al General Gerd von Runsdted de su cargo como comandante de sus ejércitos en el Oeste. A medida que pasaban los días, los alemanes trataron desesperadamente de destrozar el puente, pero la cabecera de puente de los Aliados crecía constantemente con tropas y vehículos ubicados a lo largo del Rhin. El 17 de marzo, el puente Luddendorff finalmente se derrumbó bajo la furia y la asiduidad de la artillería alemana, matando cerca de dos docenas de estadounidenses. Pero, por ese tiempo, los aliados habían construido numerosos puentes de campaña (pontones) a lo largo del Rhin y tenían una fuerte cabecera de puente sobre la orilla Este. El comandante supremo de los aliados, el general Dwight Eisenhower, dijo más tarde que el descubrimiento del puente intacto "había puesto la victoria justo cerca de la esquina

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD