1896

Héroe español en la Guerra de Cuba

El madrileño Eloy Gonzalo García realiza una arriesgada hazaña frente a los defensores de la independencia cubana y se convierte para el españoles en el héroe de Cascorro. Durante la guerra de Cuba el General en Jefe del Ejército Libertador, Máximo Gómez, inició el sitio al poblado camagüeyano de Cascorro, como parte de una operación militar combinada que también incluyó la ocupación de Guáimaro. El 6 de octubre, ante la imposibilidad de tomar el poblado de Cascorro, el oficial a cargo de la columna de socorro de soldados españoles pidió un voluntario para la peligrosa misión de incendiar un reducto rebelde que permitiría el asalto de los españoles, con riesgo de perder la vida. Eloy Gonzalo se presentó y alegó, frente a otros voluntarios, su condición de soldado sin familia a quien nadie esperaba en España. Marchó así, con su fusil terciado y una lata de petróleo con la que asegurar el incendio del fortín improvisado de unos defensores de la independencia cubana. Sólo pidió que le ataran una cuerda a la cintura para rescatar su cuerpo. Logró prender las maderas del resguardo, pero no pudo evitar que las balas enemigas le alcanzaran. Rescatado por sus compañeros llegó herido al hospital e incluso permaneció en él unas semanas antes de morir, las suficientes para conocer el eco del entusiasmo que su acción había despertado en España.

1981

Asesinan a Sadat

Extremistas musulmanes asesinan al presidente egipcio Anwar el-Sadat en una reunión militar pública en El Cairo. En un movimiento sin precedentes para un líder árabe, el presidente egipcio Anwar el-Sadat viajó a Jerusalén en 1977 para buscar establecer una paz permanente con el estado de Israel. La visita de Sadat fue recibida con ultrajes en la mayoría del mundo árabe, pero el continuó en su trayectoria de relaciones pacíficas con el vecino país judío. En septiembre de 1978, se reunió con el primer ministro israelí Menachem Begin en los Estados Unidos, donde negociaron un acuerdo de paz y, en 1979, un tratado de paz. Por sus logros, los líderes fueron premiados con un Premio Nobel de la Paz compartido. Sin embargo, los esfuerzos de Sadat no fueron tan altamente aclamados en el mundo árabe, y fue asesinado por fundamentalistas musulmanes el 6 de octubre de 1981.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD