1928

Arriba a Ushuaia el primer hidroavión piloteado por Gunther Plüschow

El 3 de diciembre de 1928 Günther Von Plüschow, piloteando el hidroavión "Condor de Plata", arriba a Ushuaia trayendo la primera saca de correspondencia que haya llegado por aire a la ciudad más austral del mundo. Luego de sobrevivir a la Primera Guerra Mundial merced a su peripecia como piloto, el capitán retirado de la marina aleman, Plüschow llegó a la Patagonia junto con el mecánico Ernest Dreblow, con una goleta bautizada "Feuerland" (Tierra del Fuego). Allí armaron un hidroavión transportado en piezas, el Heinkel D-24 conocido popularmente como "Cóndor de Plata". Solicitado en 1927 por el Instituto Cartográfico Argentino, Plüschow realizó varios viajes de exploración por la Cordillera Patagónica a lo largo del Hielo Continental. El 3 de diciembre de 1928 realizó el primer correo aéreo entre Punta Arenas y Ushuaia. Plüschow prosiguió con los viajes durante 1928 y 1929. Logró sobrevolar el terrible Monte Sarmiento y, de regreso, pasó sobre el fiordo De Agostini. De este pasaje dejó una impresión escrita: "¡Oh, monseñor De Agostini! Tú que tanto has trabajado por descubrir la bellezas de la Tierra del Fuego. Ahora experimento la emoción inmensa que sentiste tú al descubrir este magnifico fiordo, que justamente lleva tu nombre!". En 1931 Günther Plüschow y Ernest Dreblow fallecieron a causa de una caída en el Brazo Rico desde una altura estimada de 600 metros.

1967

Primer transplante de corazón exitoso

El 3 de diciembre de 1967, Lewis Washkansky, de 53 años, recibe el primer transplante de corazón exitoso en Ciudad del Cabo, África del Sur. Washkansky, un almacenero que sufría de enfermedad cardíaca crónica, recibió el transplante de Denise Darvall, una mujer de 25 años de edad que sufrió heridas fatales en un accidente automovilístico. El cirujano Christian Barnard realizó una operación médica revolucionaria, que fue un éxito. Después del procedimiento, Washkansky recibió drogas para suprimir el sistema inmunológico y evitar que su cuerpo rechazara el corazón. Sin embargo, estas drogas también lo dejaron susceptible a la enfermedad, y 18 días después murió de un neumonía doble. A pesar del revés, el nuevo corazón de Washkansky había funcionado normalmente hasta su muerte, y en la década de 1970 el desarrollo de mejores drogas anti-rechazo hicieron a los transplantes más viables.

Examen de Ciudadania
PUBLICIDAD